Archive for septiembre, 2011

Ataque frontal a la educación pública

Corren tiempos difíciles para la eduación pública; las crisis económica está aquí, el sistema económico se tambalea y por momentos cae, las cuentas públicas no cuadran y sus responsables principales, los políticos, buscan recetas mágicas que les permitan sortear el envite. Así, en este contexto, la educación pública ha recibido un varapalo brutal, probablemente el mayor de toda la democracia, y ha puesto abruptamente  el pie décadas ha; todo ello acompañado de desinformación, demagogía y manipulación, receta habitual en la praxis política.

La Comunidad de Madrid elimina las horas de tutoría y amplía el horario lectivo de los profesores hasta las 20 horas semanales, paralelamente aumenta el sueldo a tutores y equipo directivo; todo ello con desprecio y desinformación hacía el cuerpo, la medida supone mandar al paro a cerca de 3000 interinos aunque los responsables políticos dicen que este hecho es irrelevante, falso, paralelamente se aumentan la retirbuciones mentadas, un derechazo en toda regla no nos engañemos. La Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, al dictado, haciendo gala de una imprevisión casi inconcebible y echando por tierra toda la planificación ya hecha por los equipos directivos y poniéndolos en un brete, aumenta horario lectivo a 20 horas semanales (también dos en infantil y primaria 23 -> 25h), en Navarra se ha aumentado hasta 19 horas la carga lectiva, en Galicia, aumentan hasta 20 horas en secundaria (y cuatro en primaria 21 -> 25h), en todos los casos con repercusiones similares, miles de profesores interinos directos al paro y una merma objetiva y clara en la calidad de la enseñanza pública. En cursos anteriores ya se había reducido (entre un 5% y un 10%) el sueldo del profesorado (como el del resto de funcionarios) y,  considerando el aumento de carga lectiva (un 10% aprox)  ahora impuesto (sin renumeración extra) supone una reducción global de nómina entre un 15% y un 20%, además de aumentar hasta el límite superior que contempla el reglamento el número de alumnos por clase.

En sus intervenciones, los responsables políticos dejan entrever que en dichas decisiones prima el ahorrro y no inciden sobre la calidad del sistema público; también apuntan que la única labor del profesor se ciñe esencialmente a dar sus clases, luego su carga de trabajo aún se mantiene en márgenes reducidos que le permiten mantener su estrategia de enseñanza. La realidad es bien distinta, veamos:

La labor principal de un profesor es dar sus clases y cumplir su programa en sus grupos, también es bien sabido que existen dos estrategías generales para lograr este objetivo, 1) Recurrir al libro y su programación en merma de una preparaciópn exhaustiva de contenidos y actividades y 2) Preparar concienzudamente contenidos y actividades, usando también el libro como una herramienta más, hacer un seguimiento individualizado de los alumnos e intentar entender sus dificultades y sus puntos fuertes, preparar actividades originales, recoger trabajos y corregirlos, introducir las tecnologías de la información,  recurrir a noticias y eventos de actualidad para relacionar la asignatura con los intereses del alumno, entre otras.  Por otra parte,  en la enseñanza obligatoria (ESO) existen alumnos con dificultades extra y es de recibo darles atención personalizada y adaptar la materia a sus características especiales, hacerlo bien supone un esfuerzo añadido a atender al grueso del grupo.  Evidentemente en todos los centros existen profesores que se podrían agrupar en una u otra de las estrategias, ¿adivinan cual de las dos se está fomentando aumentando la carga lectiva?; la calidad de la enseñanza, de manera general, se va ha ver mermada y, si el argumento es que algunos profesores no son lo suficientemente competentes existen otros recursos, más inteligentes, que fomenten un trabajo más dedicado; de todas formas esto pasa en todas las profesiones no sólo en la enseñanza.

Los docentes, profesores y maestros, también realizan muchas otras tareas complementarias a sus propias clases, unos más y otros menos como antes; algunas son reconocidas dentro de la formación contínua y otras no. Todas ellas resultan bastante importantes para conseguir que un centro sea un lugar de encuentro y no de desencuentros. Voy a mencionar las que conozco de primera mano. Existen comisiones de convivencia con el objetivo de mediar entre los posibles conflictos entre profesores, entre alumnos o entre ambos;  hoy en día, la gran mayoría de institutos  abren dos o tres tardes por semana para que los chicos acudan si lo necesitan y completen sus deberes en grupo, tutelados por uno o varios profesores;  se suelen organizar competiciones deportivas con ayuda de los profesores en los recreos e incluso fuera del horario de mañana;  muchas veces los alumnos participan en programas de ciencias o humanidades, realizan proyectos o participan en olimpiadas de conocimientos, ayudados por sus profesores . Los profesores también se organizan, voluntariamente, en grupos de trabajo para mejorar aspectos del centro o de la estrategia educativa y, por supuesto exiten las famosas actividades extraescolares, que no suelen suponer ningún extra en cuanto a formación contínua (únicamente dietas ridículas) y sí mucho trabajo y responsabilidad. Éstas pueden ser salidas fuera del centro (visitas a parques naturales, museos, cuidades, teatro, actividades deportivas, viajes de fin de curso) o actividades de toda una mañana en el mismo centro (día del agua o día de las matemáticas); son siempre un trabajo ingente y los chicos, casi todos, las agradecen enormemente. ¿Creen ustedes que con la degradación sufrida y el ambiente creado estas actividades (voluntarias) no se van ha ver afectadas?.

Juzguen ustedes, si tienen hijos piénsenlo. Cuando salgan los datos de profesores al paro (yo entre ellos) los haré públicos y será un dato objetivo, no demagogia y desinformación que es lo único que tenemos hasta la fecha.

Anuncios

Dejar un comentario